Header Ads

Trending
recent

Martha Colmenares | A Fernando Londoño no podrán doblegarlo

Aún convaleciente por las múltiples heridas, desde su hogar, apenas unos días después del terrible atentado terrorista del que fue objeto de forma tan cobarde el pasado 15 de mayo 2012, el ex ministro de Relaciones Interiores y de Justicia de Colombia, Fernando Londoño Hoyos, retoma las riendas de su programa radial “La hora de la verdad” de la cadena Súper de Bogotá, y en sus editoriales reafirma sus principios, sus valores, su defensa a la libertad como “condición de la sociedad humana”.

Hombre de una trayectoria ganada con el coraje y valentía impresa en la defensa de sus convicciones, por las libertades y la justicia, abanderado además en la lucha contra el narcotráfico. Para quien “no es tolerable ninguna forma de terrorismo, ni mucho menos, ninguna forma de totalitarismo’, ni acepta que la “violencia pueda sustituir al derecho”.

Un amigo de los venezolanos de buena voluntad, siempre atento a la realidad de nuestro país, de esa Venezuela sin estado de derecho. Al mando de un “déspota”, como así califica a Hugo Chávez. Agradecidos estamos, oportuno decirlo, por el apoyo dispensado de forma incondicional a los presos y perseguidos venezolanos por razones políticas desde hace unos cuantos años.

Al conocer del cobarde ataque perpetrado por la banda terrorista FARC, responsabilidad atribuida por el jefe policial de Bogotá, causante de la muerte de dos de los escoltas del ex ministro, de decenas de heridos en estado grave y cuantiosos destrozos, las imágenes que comenzaron a difundirse ese día eran desconcertantes.

Vehículos achicharrados por el impacto de la bomba como ocurrió con la camioneta de Londoño, y a personas alcanzadas por la explosión. Gente inocente, gente de bien, gente del día a día trabajadora que de forma sorpresiva alteró la rutina de su acontecer, el rumbo de sus existencias. Vimos al doctor Fernando Londoño con heridas en su rostro, en el pecho, vivo de milagro, sí, pero pudo haber muerto.

Imposible permanecer ajenos de verse afectada en Colombia la libertad de expresión, en vista de la pretensión de callar las voces de quienes no se prestan para la practica de políticas de apaciguamiento con los criminales. Y Fernando Londoño Hoyos, a pesar del terror y sus efectos, a pesar del riesgo que conlleva, seguirá en su trinchera, la radial y la de sus artículos en la prensa escrita, como lo ha hecho constar, en los emotivos y ejemplarizantes editoriales posteriores al ataque. A Fernando Londoño no podrán doblegarlo

@marthacolmenare
http://www.marthacolmenares.com/
Caracas miércoles 23 de mayo 2012

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.