Header Ads

Trending
recent

En Irán emiten una fatua de muerte contra un rapero, ahorcan a 4 homosexuales y condenan a 24 latigazos a un dibujante

Por Dazibao-Ñ-/
Los ayalolas lanzan una mortífera fatua contra un rapero iraní en el exilio; condenan a muerte a 4 homosexuales; imponen una sanción de 24 latigazos a un humorista que caricaturizó a un político y...  siguen con su proyecto atómico.



La última canción de Shahin Najafi, un rapero iraní exiliado en Alemania, ha disgustado a los siempre irascibles clérigos de la República Islámica de Irán, ese lugar paradisíaco y remanso de tolerancia según vociferan los subvencionados de la Junta Islámica Ibérica. El rapero, por sus gracias ateas, ha sigo galardonado con una fatua que le declara “apóstata” y , por lo tanto, pasa a la condición de infiel exterminable; además un acaudalado jeque de un país del Golfo, piadosa alma de Alá, ofrece 100.000 dólares por su cabeza.

La cólera de los muslimes se desató cuando apareció en You Tube la última canción que el  futuro interfecto dedica a Naghi , el décimo imán de los chiitas, en la que se deslizaban chanzas jocosas, las palabras pene y viagra, además de una alusión respecto a las glándulas mamarias de una famosa actriz. Pero la portada del vídeo no ha sido menos cáustica, ya que aparece una cúpula en forma de seno (teta) en cuyo pezón metafórico ondea la bandera gay.

Los ayatolas no perdonan al lenguaraz rapero, como tampoco se han compadecido de 4 homosexuales a los que han ahorcado en la ciudad de Choram hace unos pocos días. Consideran los defensores de la moral islámica que la sodomía es cosa horrenda, aunque se solazan con vírgenes de 9 años, como hizo el Mensajero de Alá con Aisha, su esposa-niña favorita. En Irán, según la legislación civil, una “mujer” de 9 años puede contraer válido matrimonio si cuenta con la “autorización” de quien tiene atribuida la patria potestad...

Otro de los afectados en los últimos días por la ira de los clérigos chiitas ha sido Mahmoud Shokraye, un conocido dibujante, que ha sido condenado a recibir 25 latigazos por publicar una caricatura del parlamentario radical Lofti Ashtiani. Y es que en Irán, un país bastante tétrico donde en 2011 fueron colgadas por el pescuezo 488 personas condenadas por “delitos relacionados con las drogas”, las bromas y chascarrillos heterodoxos, así como las caricaturas mordaces salen muy caras.

 

 

 

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.