Header Ads

Trending
recent

Condenan a 10 años de prisión a un kuwaití que se proclamó “salvador del mundo”

Por Dazibao-Ñ-/
Un tribunal kuwaití ha condenado a 10 años de prisión a un saudí por un delito de ofensas al “Profeta. Los abogados que le denunciaron han manifestado su decepción por la condena impuesta, ya que pidieron para el blasfemo la pena de muerte.

H.M afirmó en Facesbook y otros lugares web: “Soy el salvador del mundo, el Mehdi, destruiré los regímenes árabes, estoy esperando que una voz celestial descienda sobre mí y me ordene comenzar mi misión en la tierra”... Estas declaraciones, las mismas que profirió Mahoma en los desiertos de Arabia, llegaron a oídos  de dos abogados que, rotos por el dolor que les produjo la blasfemia, denunciaron al ofensor del Mensajero de Alá y exigieron para él, a la luz de la nueva legislación, la pena de muerte.

Ahora, un tribunal ha condenado al acusado a sólo 10 años de prisión por injuriar al Enviado de Alá y el islam en lugar de sentenciarlo a una ejemplarizante y pública decapitación, hecho que ha provocado la cólera y la más profunda decepción de los letrados denunciantes, quienes en un comunicado remitido al diario Al-Anba han mostrado su  desasosiego en estos términos: “ Esta sentencia no es lo suficientemente  dura para un hombre que ha cometido gravísimos delitos (...) que ha ofendido al Profeta (la paz sea con él)".

Estos dos fantasmones, que tanto se han esforzado en dar muerte a un pobre demente, tienen formación universitaria y forman parte de la clase “ilustrada” del país. Pero los embustes de Mahoma han embrutecido sus mentes y apagado las pocas luces que tenían en el momento del nacimiento, y de ahí su particular jihad para que un desgraciado, sometido a un proceso cruel, terminara siendo finalmente decapitado... en el siglo XXI.

Los relativistas y multiculturalistas, residuos sólidos de la izquierda, afirman que no existen culturas mejores ni peores, sino diferentes. También declaran que los occidentales debemos respetar y aprender mucho de ciertas tradiciones que instan a la amputación de  manos, el arrancamiento de ojos, la lapidación de mujeres y  la decapitación de quienes ofenden, presuntamente, a un personaje despiadado, pedófilo, genocida, atrabiliario y enloquecido como Mahoma, cosa que en parte no deja de ser cierta. Y es que los secuaces del “Profeta” ya nos han asestado varias y magistrales lecciones en Nueva York, Madrid, Londres, Bali y Moscú; sin embargo, muchos  siguen sin aprender la lección, no entienden nada y se han convertido en apóstoles de una suicida multiculturalidad  y de la más desatada idiotez.

Dos idiotas casposos, abogados de profesión, circulan por  Kuwait.

 

 

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.