Header Ads

Trending
recent

Una fatua declara lícito (halal) el consumo de carne de sirena

Por Dazibao-Ñ-/
 El prestigioso jurisconsulto Sheik Muhammad Saalik Al-Munajiid ,irreductible enemigo del más elemental sentido del ridículo, la cordura y el decoro, ha dictado una gloriosa fatua en la que declara halal (lícito) el condumio de carne de sirena.

En una web de referencia para todos los muslimes, Muhammad  Saalik, sabio teólogo y fino jurisprudente, ha declarado lícito el consumo de sirenas y de toda clase de pitanzas hechas con su carne, basándose en sólidos argumentos de la mejor tradición islámica. Saadik trae a colación, en apoyo de su docta decisión, las palabras del venerable Al-Dumayri Hayaat al-Haywaan al-Kubra, persona de largo apellido y cortas luces, que afirmó: “Las sirenas parecen humanas, pero tienen cola”... luego son aptas para un buen  ágape. Y a mayor abundamiento, Saalik  alude a un principio general seguido por las escuelas Shafita, Hambalita, Malakita y el ínclito Ibn Hazm: Todo ser que en encuentra en el mar es comestible. Evidentemente,  son excluidos de la regla general ciertos animales que, si bien es cierto que habitan en el agua, son impuros como la rana, la serpiente y el cocodrilo.

Según Ibn Hazam todo ser vivo que se halla en el agua es apto para el yantar como la sirena, el cerdo de mar (delfín) o el perro marino (tiburón), aunque haya sido capturado por un idólatra, judío o cristiano. Y todo esto con independencia de en qué estado se encuentre, de si es “capturado con vida y luego muere”, o de si muere en el agua y luego flota... Un seguidor de esta línea de pensamiento fue el erudito malakí Al-Durayr, un ilustre asno terrestre,  que afirmó: “Todos los animales del mar son, por regla general, aptos para el consumo humano, incluyendo a la sirena, el cerdo de mar y el perro marino (…) incluso la carne muerta (…) y no es necesario que sean sacrificados correctamente”. No obstante, difiere de esta opinión Aabidin Ibn, estudioso hanafí, para quien es halal (lícito) comer todo tipo de pescado, excepto los cerdos de mar  y las sirenas.

El Sheik Muhammad Saalih Al-Munajid, verdadero pozo de ciencia jurídica, ha dilucidado,  con su brillantez habitual, una cuestión que ha atormentado a los más ilustres sabios del islam durante siglos. Ahora, gracias a su fatua, producto de una mente privilegiada, podremos degustar sin remordimientos un buen lomo de sirena, que es una vianda sin igual. Ciertamente, tenemos que aprender mucho de otras culturas.

 

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.