Header Ads

Trending
recent

Estrategia islamista en Europa: “Sean discretos y alcanzaremos nuestros objetivos”

Una red bien implantada en varias grandes ciudades de Francia busca influir sobre los centros de poder, de las universidades a la UMP (el partido de Sarkozy).

El diario francés L´EXPRESS se ha procurado su manual de lobbying, disimulado en un CDrom pirata de un disco de… Carla Bruni. Este modo de empleo ultrasecreto del entrismo es entregado a los dirigentes de la red, unos sesenta iniciados presentes en el entorno de los Estudiantes Musulmanes de Francia (EMF) o de la Unión de las Organizaciones Islámicas de Francia (UOIF) que acaba de marcar un tanto significativo en las elecciones del Consejo Francés del Culto Musulmán. Este documento, a pesar de su entusiasmo y su triunfalismo, es interesante por la frialdad táctica, la voluntad de poder, la habilidad política y la filosofía oportunista que expone. Nada nos asegura que este proselitismo religioso tenga algún porvenir, pero hay que saber que existe.

La deliciosa Carla Bruni se ha transformado, sin saberlo, en la mensajera de las consignas clandestinas de una vanguardia neoislamista reunida bajo el nombre de código de “Veni, vidi,vici”, una red de creyentes puros y duros distribuídos entre Lille, Estrasburgo, Lyon, Marsella, Montpellier, Toulouse y Burdeos. Todos ellos han pasado por la universidad, son jóvenes, inteligentes y cínicos, bien colocados en la UOIF (Unión de las Organizaciones Islámicas de Francia) y también a veces en la Asociación de los Estudiantes Musulmanes de Francia (EMF).

Invocando el nombre de Alá, esta pequeña falange influyente y experimentada en los juegos políticos ha decidido penetrar los centros de influencia y de poder del Exágono (la República Francesa). Se trata de un combate llevado a cabo en el máximo secreto. Con la ayuda de informáticos de alto nivel, sus recomendaciones estratégicas y tácticas han sido camufladas en el interior de copias piratas, sobre mini CDroms numerados, en principio insospechables, del disco de Carla Bruni “Quelqu´un m´a dit“. Se trata de 70 fichas ultra confidenciales que exponen uno por uno todos los ejes de la lucha. Únicamente los militantes más seguros tienen conocimiento de todo esto. Previamente, en ocasión de unos encuentros discretos, se les ha confiado las claves de desciframiento, entre las cuales hay ocho palabras en la edición Folio de Paris de Émile Zola. L´EXPRESS ha podido procurárselas, remontar la pista y acceder a la estrategia secreta de los neoislamistas.

“Sean discretos y alcanzaremos nuestros objetivos”

Desde el preámbulo, el pequeño equipo expresa su convicción de tener el viento en popa: “Este año 2002 ha sido, gracias a Alá, y gracias a ustedes, un año de éxitos para todos nosotros”. Se atribuye numerosos éxitos. Se trata de la entrada, por la puerta grande, de la UOIF en el Consejo Francés del Culto Musulmán, de la “explosión” sobre la escena universitaria de los Estudiantes Musulmanes de Francia, que se vanaglorian de tener ya 39 elegidos en los consejos de universidad y de residencia, y de la elección, gracias a la mobilización de las asociaciones islamistas, de una decena de diputados UMP. El material insertado en el disco de Carla Bruni pretende ser un “conjunto de experiencias” destinado a ayudar a los militantes “en esta guerra de movimiento que emprendemos frente a nuestros múltiples adversarios”.

La determinación de estos jóvenes quiere ser sin fisuras: “Toda derrota puede ser una victoria y toda victoria puede ser una derrota potencial. Sean humildes y discretos y alcanzaremos nuestros objetivos”. La realidad impone la modestia: “A pesar de los buenos resultados obtenidos en una decena de circunscripciones donde somos responsables directamente de la elección de la UMP, estamos aún en una fase de introducción en el juego político en frente de musulmanes laicos mejor situados que nosotros”. Pero la evolución de de la relación de fuerzas se anuncia favorable. Cuando la elección presidencial, el pequeño grupo se vangloria de haber “participado en el vuelco de una parte de la opinión musulmana”: “Si habemos conseguido influenciarla , es que que esta ha comprendido por fin su peso político después de años de engaños, de manipulaciones y de racismo de parte de los “barones” del PS”. Según este análisis, los neoislamistas deberían su peso político “a la ghettoización y al fin de la mezcla social durante los años 80 en razón de la política local de los cargos elegidos de izquierda”.

Una de las fichas de los neoislamistas analiza concienzudamente el ejemplo a seguir de un “comunitarismo logrado” (exitoso): el comunitarismo judío. Son puestos en ejemplo el Consejo Representativo de las Instituciones Judías de Francia (CRIF), ante el cual “se presenta todos los años el jefe del Gobierno” , ”la Unión de los Estudiantes Judíos de Francia” (UEJF) que ha influenciado durante largo tiempo la política de la UNEF (Unión Nacional de los Estudiantes de Francia), el B´nai Brith, “asociación judía mundial que tiene estructuras locales y que reune esencialmente a líderes económicos que financian el lobbying en el seno de instituciones locales, nacionales e incluso transnacionales” , Radio J., Proche-Orient Info y otros medios de comunicación “cuya influencia es de sobra conocida”. “Debemos inspirarnos en esos ejemplos para alcanzar nuestros objetivos. Tenemos de nuestra parte la discreción”.

“¿Quién se interesa por los integrados?”

El Partido Musulmán de Francia, de Mohammed Latrèche, grupúsculo islamista violento, antisemita y negacionista, sobre el cual los medios de comunicación han centrado su atención por un tiempo, es el ejemplo del que debemos huir: “Seamos consensuales, y en el clima de etnicismo actual, nadie se fijará en nosotros. Mediáticamente no tenemos ningún interés. Por otra parte, ¿quién se interesa por los integrados?”

“¿Cómo introducirnos en el juego?”

Varias fichas dan la respuesta detallada a esta pregunta obsesiva. En primer lugar apuntar “al candidato o el partido que la situación local transforma en demandante de apoyos frente a un adversario muy cercano”. Pero ¡cuidado! “Nuestra meta no es, en un primer tiempo dar una victoria demasiado amplia al candidato apoyado, pero si darle la victoria más confortable posible en cuanto al crecimiento en votos” (1). ¿La razón de ello? “Al encontrarse en una situación de dependencia con respecto a nosotros, podríamos obtener del candidato apoyado una cierta cantidad de cosas, y al mismo tiempo hacer que sienta que su existencia política está en nuestras manos”. La ventaja de hacernos “imprescindibles” es de “situarnos en la posición de poder negociar algunos puestos de poder. Un buen medio de reforzar nuestra presencia como actores del campo político y social” : “Unos actores que tendrán el aura necesaria para atraer hacia nosotros los elementos prometedores y para aplicar nuestros puntos de vista con la menor resistencia posible en la comunidad musulmana”.

Para satisfacción de los estrategas de “Veni, vidi, vici”, el juego político comienza: “Hoy estamos en posición de árbitros en algunos lugares entre la izquierda y la derecha. Nos parece evidente que la izquierda no es una elección válida en el momento en que una parte de la comunidad musulmana se inclina hacia la derecha. Teniendo en cuenta de los contactos que tenemos en las “banlieues” y del debilitamiento ideológico de la izquierda, estamos en posición de imponer el candidato de nuestro gusto”. Contra la izquierda dos acusaciones son formuladas: “Por una parte, la incapacidad de dar una señal creíble de escucha, de respecto y de refundación social y cultural; por la otra, la incapacidad de equilibrar su política en relación al lobbying judío y de integrar en veinte años (de preeminencia política de la izquierda) una élite musulmana de segunda generación”. Por lo tanto, todo acuerdo local con la izquierda está, de entrada, “desacreditado ante la comunidad musulmana”.

Hay que jugar la carta de la reislamización

En el lado opuesto, “la derecha, es decir la UMP hoy, a pesar de algunas medidas dañinas para la comunidad musulmana, ha gestionado mejor su equilibrio en relación al lobbying judío. Y la política pro-árabe de la derecha es sentida como un primer paso y como una señal de respeto hacia la cultura musulmana (…). Desde ahora, al jugar con las luchas de poder internas en la UMP (que favorecen a los grupos comunitarios), hay que hacer entrar en ese partido un máximo de musulmanes que encuadraremos con nuestros jóvenes dirigentes”.

Los “teatros de operación prioritarios” son designados: “La región y la ciudad de Burdeos, donde estamos bien implantados, y donde, a través de las asociaciones en las que estamos presentes, tenemos excelentes relaciones con el alcalde Alain Juppé (2); la ciudad de Toulouse, donde hemos podido instalarnos e influenciar algunos escrutinios cuando las elecciones legislativas; en la región del Languedoc-Roussillon, donde hemos establecido contactos del más alto nivel con la UMP, que nos debe su victoria más mediática (Jacques Domergue frente al socialista Georges Frêche); la región de Marsella, donde la izquierda y el FN están en situación de conseguir ambos importantes victorias frente a la UMP; la región Norte, en Lille, donde somos responsables de algunas derrotas importantes de la Izquierda (Martine Aubry): por fin la región parisina, donde estamos bien implantados en algunos districtos sin haber todavia capitalizado verdaderamente nuestros fuerzas en la comunidad musulmana”.

La carta que hay que jugar es la reislamización: “Reintroduciendo una práctica religiosa ortodoxa, es decir reislamizando los barrios, de manera especial entre los jóvenes, augmentamos nuestro peso político”. Ventaja colateral: “Haciendo esto, marginalizamos a los laicos, que están dejando de ser actores de primera línea para los políticos”. Esos laicos son en realidad sus “bestias negras”, porque se integran -y por lo tanto se “aculturan”- y porque arrinconan su religión en la esfera de su vida privada, no ven inconveniente en casarse con una cristiana y no se echan atrás ante un vaso de vino. Se consideraría, pues, que es urgente tomar medidas: “Observen a su alrededor la cantidad de no-practicantes y de practicantes que no observan la integralidad de los preceptos. La tasa de práctica más elevada -menos del 50%- corresponde a los marroquíes, que son los más laicos y los menos rigurosos. Los argelinos, que han padecido una aculturación importante con ocasión de la colonización, tienen una tasa de práctica débil. Pero los practicantes argelinos son más rigoristas, luego son potencialmente más sensibles a nuestros puntos de vista”. La reislamización presenta igualmente el interés de constituir un obstáculo a “una política llamada de integración, que nosotros consideramos aculturación“. Los neoislamistas se alegran de la mediatización de la lucha religiosa a través de los “diferentes asuntos del velo”, del resentimiento creado “contra instituciones aculturadoras como la escuela”.

“Financiar nuestro lobbying”

¿Cual es la táctica de los neo-islamistas? Mostrar el Estado como una “Institución discriminatoria”. “¿Por qué las musulmanas no pueden llevar el velo si se tolera la kippa en algunos establecimientos públicos?” En cuanto genera “un sentimiento de incomprensión y de linchamiento dirigido únicamente hacia los musulmanes”, la “laícidad discriminatoria” debe ser denunciada como “un atentado a la integridad moral de las personas”. Es conveniente también agudizar “las contradicciones de la República que nos permitirán tener una enseñanza religiosa en la escuela, como en Alsacia, de llevar el pañuelo, etc… Al presentarnos como defensores de la equidad y de los musulmanes oprimidos por un Estado racista, augmentaremos nuestro crédito en la comunidad. Hay que prever, al final, que una revisión mayor de la ley de 1905 (separación del Estado y las Iglesias y cultos de Francia) haga sitio a la religión musulmana. Si lo hacemos bien, sabremos aprovechar la situación. Los cristianos desean también una revisión de esta naturaleza, lo que va en nuestra ayuda, ya que estos últimos hacen lobbying en las antecámaras de los ministerios y otros lugares de poder”.

El medio estudiantil debe ser particularmente codiciado

Los neoislamistas son gente realista: “Al igual que todos las luchas, la nuestra requiere de medios para equiparse y para financiar nuestra propaganda”. El CDrom insiste sobre “nuestras” bazas: “El importante tejido de PYMES en manos de musulmanes que generan grandes ingresos en los barrios. Esos comerciantes, cuya clientela es comunitaria, no pueden permitirse el mostrarse menos piadosos que sus clientes sin correr el riesgo de ver sus ingresos disminuir por culpa de malos rumores. Así la colecta de la “zakat” (el impuesto religioso) se ve notablemente facilitada entre los empresarios. Y esto nos permite tener un financiamiento comunitario tan eficaz como el de la comunidad judía y poder financiar nuestro lobbying al igual que el B´nai Brith”. Una ficha hace el inventario de los tipos de PYMES más rentables: los kebbabs, las tiendas nocturnas de comestibles, los locutorios. Su ventaja consiste “en generar enormes ingresos en efectivo, y por lo tanto más facilmente utilizables por nosotros”. La vanguardia neoislamista puede incluso hacer favores: “para ciertas actividades podemos poner en marcha una doble contabilidad informática, a cambio, claro está, de un porcentaje de la diferencia no declarada”.

El medio estudiantil parece ser particularmente codiciado: “En el año 2002 ha tenido lugar una erosión importante de la UNEF, la principal fuerza universitaria. Allá donde estamos presentes con los Estudiantes Musulmanes de Francia, hemos hecho que se incline la balanza gracias a coaliciones que agrupan a las asociaciones corporativas miembros de la FAGE (Federation des Associations Generales Étudiantes) y la UNI (Union National Inter-universitaire), el sindicato de derecha (…). Hoy, a través de nuestras alianzas con la UNI y la FAGE podemos hacer contrapeso en la UNEF (…). Debemos dejar a la UNI un espacio que ocupar, porque no tenemos aún la masa crítica para enfrentar la UNEF en el ámbito nacional, lo que si posee la UNI. La UNI puede servir de diversión y focalizar la atención de la UNEF y permitir que nos instalemos”.

“Adoctrinar desde muy temprano”

¿Cómo contrarrestar la influencia de “las redes de relaciones” de la Unión de Estudiantes Judíos de Francia que pueden causar “daños importantes”? Aprovechando su apoyo público al sionismo y a la política de Israel, muy impopulares entre los estudiantes de izquierda”. “Esta circunsrancia bastará para obligar a la UNEF a tomar una actitud distante. De lo contrario, la UNEF se alejará aún más de su electorado y reforzará el voto no-musulmán proveniente de estudiantes de izquierda y de extrema izquierda, lo que nos beneficia. Esto nos permitirá de paso relativizar nuestra postura comunitaria, lo que es imposible en la UEJF. A cada acusación de antisemitismo reforzamos nuestro electorado no-musulmán. La utilización abusiva de la acusación de antisemitismo lo banaliza y lo despenaliza entre los no-musulmanes”.

Los “neoislamistas de Carla Bruni” atribuyen a su lobbying el éxito que ha supuesto para ellos la aprobación, en la Universidad Paris VI, de la moción de ruptura de la cooperación con las universidades israelíes. Era “el primer acto de esta clase”. “Trataremos de aplicar la misma táctica en otros campus”.

El pequeño grupo examina lúcidamente sus debilidades: “Padecemos de una falta crónica de dirigentes que tengan una formación universitria de alto nivel. Esta carencia reduce nuestra influencia potencial en el seno de la comunidad musulmana, y eso en el momento en que nos encontramos en una conjunción de acontecimientos que nos son sorprendentemente favorables”. Otra debilidad: “Nuestros perfiles carecen de variedad. Somos esencialmente científicos. Tenemos entre nosotros pocos hombres de letras y economistas y casi ningún médico. Esta pronunciada especialización nos puede ser perjudicial: nos faltan otros puntos de vista provenientes de personas que tengan una formación fundamentalmente diferente de la mayoría de nosotros. Un reclutamiento más variado permitiría además tener apoyos en las administraciones importantes, sobre todo en cuadros ejecutivos de categoría B y C, que están en contacto con material sensible”. Pero una ventaja existe: “Tenemos muchos cuadros ejecutivos convertidos al islam desde hace algún tiempo y que guardan sus nombres cristianos, lo que les hace aptos para ingresar como funcionarios de categoría B y C. Además, rumores de quintacolumnismo en la administración conducirían a una posible depuración de los puestos sensibles de las administración de los cuadros ejecutivos de origen magrebí, facilitando de esa manera la entrada de nuestros cuadros conversos”. De momento la falange neoislamista no cuenta con funcionarios de categoría A: ” El alto nivel de estudios y de cultura general de esos funcionarios generan personalidades extremadamente críticas, llevándolas a una laicidad feroz, lo que impide el reclutamiento de musulmanes magrebíes o no”. El remedio a largo plazo: “Endoctrinar lo más temprano posible a jóvenes a los que dirigiremos”.

Otros objetivos: “Agentes durmientes en los servicios de seguridad, fieles a nuestra lucha”; “una formación militar exhaustiva, lo que daría un cierto rigor a algunas de nuestras formaciones, permitiendo de paso el reclutamiento entre la tropa”. ¿La llave de la influencia en la sociedad francesa? “Gente nuestra, en contacto directo con las instituciones, aptas a dirigir los que toman las decisiones, o cuanto menos a inculcarles una visión favorable a nuestra causa”. El programa está en marcha.

(1) Los apoyos y los votos de los que aquí se trata son evidentemente de los de los musulmanes franceses, que esta gente pretenden dirigir en la dirección oportuna para ir creciendo en poder.

(2) Alain Juppé, alcalde UMP de Burdeos (partido de Sarkozy) ha cedido hace un tiempo a la comunidad musulmana de su ciudad un terreno municipal de 11.000 metros cuadrados a un precio simbólico, para la construcción de una gran mezquita. (¿En pago de algún “favor” electoral de los que se habla en el documento?)

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.